26 de Julio. Mi Moncada
  • Jueves, 05 de Agosto de 2021
  • Martí defendió a Meucci de la injusticia norteamericana

    2010.02.03 - 14:52:33 / web.radiorebelde@icrt.cu / Miralys Sánchez Pupo


    José Martí  


    La Habana, Cuba.- José Martí fue no solo un erudito escritor, un poeta de gran sensibilidad, un visionario del lugar de su país y América ante el futuro del mundo, un estadista sin Estado, al que es necesario volver para encontrar sus trascendentales consejos como fresca sabia para beber sus consejos y advertencias. Ese hombre de privilegiada inteligencia también hurgó por los caminos de las ciencias con deleitación de artista y fue capaz de defender toda causa justa como en el caso de la usurpación del invento del teléfono a su creador.

    El italiano Antonio Meucci llegó a Cuba para trabajar y lo hizo como tramoyista del Teatro Tacón. En aquel espacio realizaba acciones terapéuticas con descargas eléctricas en beneficio de la salud de quienes le necesitaban. En uno de aquellos momentos apreció que la voz había caminado por el cordón que trasladaba la electricidad y ese viaje le demostró que era posible a través de un cable de esa condición, el viaje de ella como nuevo recurso para la comunicación humana. Con mucha paciencia y los humildes recursos a su alcance completó sus observaciones. Pero para el registro de su invento  marchó hacia Estados Unidos.
     
    Martí conoció la magia de la telefonía. En la revista La América editada en Nueva York en octubre de 1883 se pudo leer: “No es raro oír decir mal de los imperfectos teléfonos magnéticos y de lo difícil de su uso, a los que la voz natural, y sin esfuerzo ni práctica, intentan por vez primera hablar y oír por el hilo telefónico…un teléfono, distinguido, leal, discreto; se puede hablar en los salones, y como se cuentan sus esperanzas y recuerdan sus penas los esposos felices…”

    El Maestro estaba al tanto de los adelantos tecnológicos en sus años en Estados Unidos. Allá tuvo lugar una disputa pública que llegó a los tribunales ante la usurpación del invento de Antonio Meucci por el escocés, también radicado en Estados Unidos, Alexander Grahnam Bell  y más tarde ciudadano norteamericano. Se había puesto en entredicho los primeros experimentos de Meucci de 1849 en el Teatro Tacón de La Habana.

    “Hay razones reales para creer que la patente de Bell es fraudulenta.-afirmó Martí- Ni la Pan Electric, ni ninguna otra empresa privada, pueden combatir con éxito en los tribunales…contra el influjo y los recursos cuantiosos de la compañía Bell, acusada de fraude y despotismo ante la opinión pública. Denunciado el fraude de una patente, el gobierno de los Estados Unidos, que la dio, tiene la obligación de investigar si el derecho de privilegio de que es depositario le fue hurtado.” De esa forma intervino con su palabra en favor de la equidad de la justicia. En ella primó su habitual análisis y la superioridad de su apreciación de la justicia. 

    No fue hasta finales de la pasada centuria que el gobierno de Estados Unidos reconoció la originalidad patentada por el italiano Antonio Meucci sobre el teléfono. Queda la defensa martiana ante el fraudulento robo intelectual como un ejemplo de la lucha por la ética y la verdad.


    Envía tu comentario
    • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
    • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
    • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

    ENLACES EXTERNOS
    Radio Cubana
    ICRT
    Granma
    © Radio Rebelde - 2020
    © Radio Rebelde - 2020