Aniversario 62 de la Revolución Cubana
  • Friday, 04 de December de 2020
  • Nueva York y sus entrelíneas

    2018-09-28 07:10:50 / web@radiorebelde.icrt.cu / Demetrio Villaurrutia Zulueta


    Hay un sector de la población de Estados Unidos que no quiere el bloqueo contra Cuba

    Nueva York.- De que hay un sector de la población de Estados Unidos que no quiere el bloqueo contra Cuba, es una realidad.

    De ahí que, cuando en los intercambios con empresarios o agricultores o el Consejo de Iglesias estadounidense, por ejemplo, se indaga sobre cómo afecta esta política de restricciones no solo a Cuba sino hacia lo interno, es casi unánime explícita o implícitamente, reconocer que es absurdo el mecanismo de cerco económico, financiero y comercial que la Casa Blanca mantiene sobre 11 millones de cubanos y perjudica a las dos naciones.

    Estas opiniones van en dirección contraria a los intereses del gobierno de los Estados Unidos que impuso un serio retroceso a las relaciones bilaterales con Cuba a partir de la firma por el presidente Donald Trump del “Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de Estados Unidos hacia Cuba”, el pasado 16 de junio de 2017.

    Y las instrumentó en noviembre de ese mismo año, cuando los Departamentos de Comercio, Tesoro y Estado emitieron nuevas regulaciones y disposiciones para dar cumplimiento al referido Memorando.

    Donald Trump y Nikki Haley

    Es curioso como con la entrada de la nueva administración de Donald Trump, la embajadora permanente de ese país ante la ONU, Nikki Haley, ha hecho pública la doctrina de fuerza estadounidense en el seno de las propias Naciones Unidas donde sesiona ahora el debate general. Según la diplomática estadounidense, su país condicionará la ayuda a las diferentes naciones en dependencia de cómo estas últimas respondan a sus intereses en el seno del organismo internacional. Es casi decir que si no haces lo que digo, estás contra mí.

    El bloqueo se utiliza como una herramienta de presión política y económica que hace daño e intenta limitar en todos los sentidos el avance de los planes a nivel nacional, y clasifica como el principal obstáculo actualmente para el desarrollo de las estrategias aprobadas por el Estado. Pero también incluye a las personas cuando limita o prohíbe el acceso a medicamentos, alimentos o determinadas piezas de repuesto para mejorar o adquirir nuevos medios de transportación, entre otros ejemplos.

    Si dirigiéramos la mirada hacia lo interno de Cuba son innumerables las potencialidades que tiene nuestra nación que favorecerían los intercambios mutuos.

    La política de Cuba está clara y fue ratificada aquí en Nueva York "...independientemente del recrudecimiento del bloqueo y de las medidas contra Cuba que ha tomado la nueva administración de los Estados Unidos, nosotros seguimos abiertos al diálogo con los Estados Unidos", aseveró el presidente cubano Miguel Díaz -Canel Bermúdez, sin condicionamientos, como iguales, y sin violar ni un ápice nuestros principios.

    Cuba ha resistido, y no deja de soñar con su presente y el futuro, emprende un Plan Estratégico de Desarrollo hasta el 2030 que parte de la aprobación de políticas actualizadas en los dos últimos congresos de nuestro Partido. Avanzamos desde nuestras potencialidades.

    Y no puede dejar de mencionarse en primer lugar como fortaleza el potencial humano, altamente preparado, con una formación sólida a pesar de que también el genocida bloqueo de Estados Unidos influye en los recursos tecnológicos para acceder a procesos de informatización y de aprendizaje, en el caso de nuestros centros docentes o en toda la sociedad cuando se prohíbe el acceso a tecnologías de punta, o a cualquier arsenal que, desde el diseño del entramado del conjunto de leyes del bloqueo, lo impiden.

      
    Comillas de Textos
      

    El bloqueo se utiliza como una herramienta de presión política y económica que hace daño e intenta limitar en todos los sentidos el avance de los planes a nivel nacional, y clasifica como el principal obstáculo actualmente para el desarrollo de las estrategias aprobadas por el Estado"

      

    Por lo pronto, estos días en Nueva York, entre cambios de temperatura, jornadas más cálidas y otras más frías, han permitido también hurgar en la dinámica de una ciudad donde su desarrollo monumental es la huella más probatoria de que en el mundo unos tienen mucho, mientras otros tienen muy poco.

    Si ese es el mundo que bendijo Donald Trump cuando finalizó su contradictorio discurso el martes 25 de Septiembre, entonces no ha hecho más que reafirmar su eslogan de América Primero. La filosofía de que no hay más nada más importante que la frontera nacional, donde la propia dinámica de vida, en ocasiones aplastante, y robotizada, recaba de un consumo extraordinariamente grande de todo tipo. ¿Quiénes pagan las consecuencias? Aquellos países que disponen de recursos, pero están en peligro por las ansias de la propia condición de imperio. O aquellos que no bajan la cabeza, aunque sus recursos sean más limitados.

    Nueva York, las intervenciones en el seno de la Asamblea General, los contrastes de esta monumental ciudad, dejan lecciones. Y una de ellas es que la dignidad de un pueblo no se puede comprar. Hay que vivir en Cuba, para saber qué significa honrar la Patria y cómo a pesar de las escaseces, nunca vamos a dejar de defenderla.


    Envía tu comentario
    • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
    • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
    • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
    DEL AUTOR
    ÚLTIMAS PUBLICACIONES
    LO MÁS LEÍDO
    LO MÁS COMENTADO
    ESTAMOS EN LAS REDES

    ENLACES EXTERNOS
    Radio Cubana
    ICRT
    Granma
    © Radio Rebelde - 2020
    © Radio Rebelde - 2020