Aniversario 62 de la Revolución Cubana
  • Lunes, 25 de Enero de 2021
  • Palacios sin la corona de un virus mortal

    2021-01-14 08:21:38 / web@radiorebelde.icrt.cu / Roberto Mesa Matos


    Seminternado Orestes Gutiérrez Escalona, de la ciudad de Manzanillo.

    Manzanillo, Granma.- Si en el enfrentamiento a la Covid-19 en Cuba existen personas responsables y disciplinadas por la manera de asumir las medidas y de andar cada día son los niños y las niñas.

    Ellos tomaron con muchísima responsabilidad los duros meses de la primera cuarentana cuando comenzó la pandemia del nuevo coronavirus y desde casa se prepararon con las clases que transmitió la televisión nacional.

    Acompañaron a los padres y familiares en las más variadas iniciativas y quehaceres hogareños y cuando se reinició el curso, y después le dieron la bienvenida al otro acudieron por los profesores y compañeros de aula con la alegría del reencuentro, del retorno al mundo del saber, todos bien protegidos.

    “Sentí mucha emoción y alegría al ver a mis amiguitos, pero no regresamos con abrazos y besos, el saludo era y es con el codo o un gesto, nada más”, nos comenta la pionera Tatiana Rodríguez Iser, jefa del colectivo del seminternado Orestes Gutiérrez Escalona, de la ciudad de Manzanillo.

    Desde la picardía de su edad, pero con conocimiento de lo que habla, la alumna de sexto grado dice que desde que reiniciaron el curso no ha habido más concentración “para los matutinos en la escuela y eso evita el roce entre los niños. Cuando llegamos por las mañanas en la puerta siempre nos reciben las asistentes con los pomos de hipoclorito y de agua para lavarnos las manos.

    Seminternado Orestes Gutiérrez Escalona, de la ciudad de Manzanillo.

    “Una vez en el aula, durante los primeros diez minutos, debatimos las principales noticias del día, y no falta la reflexión sobre la necesidad de protegerse adecuadamente. El profesor Ernesto está muy bien preparado y permanece al tanto de que mantengamos el distanciamiento físico requerido y del cambio de los nasobucos cuando es necesario: después de la merienda, el almuerzo y antes de marcharnos en las tardes.

    “Los niños comentamos la obligación que tenemos de protegernos porque así cuidamos nuestra salud y la de nuestras familias. El trabajo que han hecho los médicos es muy importante y nosotros no podemos fallar”, afirmación infantil que encierra la rotunda certeza que no valoran muchos adultos.  

    El seminternado Orestes Gutiérrez Escalona, ubicado en el populoso reparto Caymari, de la Ciudad del Golfo de Guacanayabo, tiene una matrícula de 775 alumnos de preescolar a sexto grado que atienden 154 trabajadores, de ellos 115 docentes.

    Máster en Ciencias Manuel Leyva Verdecia, director general

    El Máster en Ciencias Manuel Leyva Verdecia, director general, expone que lo primero que hicieron fue capacitar a todos los trabajadores y los familiares de los infantes acerca de los síntomas, tratamientos y sobre todo en la prevención del nuevo coronavirus, “porque esta es una tarea de todos y tenemos la satisfacción de que la Covid-19 no haya tenido, ni tendrá acceso a ninguna escuela en Cuba.

    “Hacemos hincapié en el distanciamiento físico, cuestión esta que al principio nos parecía compleja por la propia edad y el carácter de los niños, pero ellos han sido muy disciplinados; además en el uso permanente del nasobuco y el lavo de las manos al entrar a la escuela, al comedor y luego de ir a los baños.

    “Establecimos un sistema de chequeo y control cada una hora mediante un recorrido de un miembro del consejo de dirección, la enfermera y la activista de salud del centro por cada una de las áreas para el pesquisaje permanente, la verificación de lo dispuesto y nos entrevistamos con los pioneros para conocer su comportamiento en los hogares y si en ellos o en el barrio han tenido contactos con viajeros extranjeros o de otras provincias del país.

    Leyva Verdecia valora que la labor no ha sido compleja “porque los niños cooperan mucho. Los sensibilizamos en este tema y ellos están conscientes de que no pueden ocultar ningún detalle porque va en contra de su salud, la de sus compañeros de aula, los profesores y la familia.

    Si algo se extraña en las plazas de las escuelas cubanas son los matutinos con sus largas y ordenadas formaciones de los pioneros para entonar las notas del Himno Nacional y recibir las orientaciones generales, pero el actual panorama epidemiológico obliga a posponer esos instantes y asumir otras estrategias de trabajo.

    Dariela Martínez Fernández, guía base de la Organización de Pioneros José Martí (OPJM) en el seminternado Orestes Gutiérrez Escalona

    Bien lo sabe la joven Dariela Martínez Fernández, guía base de la Organización de Pioneros José Martí (OPJM) en el seminternado Orestes Gutiérrez Escalona: “Los distintos procesos que lideramos han sufrido transformaciones pero no han dejado de efectuarse con la calidad y la solemnidad que ameritan. Por ejemplo, el cambio de atributo a los pioneros del primer grado y las elecciones.

    “Es un instante muy bonito y único en la vida, pero los niños y padres comprendieron que este año los familiares no podían estar en la imposición de la pañoleta azul para evitar las aglomeraciones en la escuela. Solo se efectuó con los pioneros a los que se les anudó ese distintivo al cuello.

    “Las elecciones acontecieron de igual manera: los grupos salían de forma ordenada para que los alumnos ejercieran su derecho al voto manteniendo el distanciamiento social.

    “Durante las clases y en momentos de recreo abordamos con los niños en las aulas temas referidos a la historia de Cuba y la local, las efemérides, noticias y además los temas referidos a las afectaciones del nuevo coronavirus. Estos últimos los extendemos a la familia.

    Seminternado Orestes Gutiérrez Escalona, de la ciudad de Manzanillo.

    La joven dice que “los padres ha sido muy receptivos a todo: asisten a las reuniones donde contamos con la presencia de especialistas de la salud pública.

    “Demandamos la colaboración de la familia para mantener la higiene en los hogares, y además que permanezcan al tanto de que los pioneros acudan a la escuela con la cantidad de nasobucos orientada, el jabón y el hipoclorito al uno por ciento para lavarse las manos. Todas las aulas y las áreas del centro permanecen limpias y organizadas”, concluyó la guía base.

    Las escuelas cubanas son “palacios de la alegría y los saberes”, hermosos reinos donde hoy se impide que un virus mortal asome su indeseada corona. (Fotos del autor)


    Envía tu comentario
    • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
    • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
    • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

    ENLACES EXTERNOS
    Radio Cubana
    ICRT
    Granma
    © Radio Rebelde - 2020
    © Radio Rebelde - 2020